10 Consejos para construir mejores relaciones en el lugar de trabajo

{h1}

Hay personas difíciles en cada lugar de trabajo, y es importante aprender a manejar incluso las relaciones más difíciles. Aquí es cómo empezar.

No se pierda la presentación de diapositivas: 10 consejos para hacer frente a compañeros de trabajo tóxicos

¿Hay alguien en su lugar de trabajo: un gerente dominante, un compañero de trabajo difícil, o quizás un cliente o cliente exigente, que lo enloquezca? ¿Hay personas en tu trabajo que te hacen sentir inadecuado, indigno o simplemente miserable?

Las personas difíciles existen en el trabajo como en todas las facetas de la vida, y vienen en todas las variedades. Tratar con estos tipos es más fácil cuando la persona es simplemente desagradable o cuando su comportamiento afecta a más de una persona. Pero es mucho más difícil cuando te atacan personalmente o socavan tu posición profesional.

Si bien es probable que no pueda cambiar a esa persona, la buena noticia es que al seguir estos 10 consejos para tratar con personas problemáticas en el lugar de trabajo, puede evitar ser su víctima:

  1. Identificar personas problemáticas. Aprenda a reconocer cuando un compañero de trabajo es “tóxico”. Las personas difíciles tienen todas las formas y tamaños: algunos hablan constantemente y nunca escuchan. Otros siempre deben tener la última palabra. Algunos compañeros de trabajo no cumplen con los compromisos. Otros critican cualquier cosa que ellos mismos no hayan creado. Un compañero de trabajo tóxico puede tomar la forma de un cortador de dientes, un traidor trasero de dos caras, un chisme, un entrometido, un instigador o un competidor desagradable.
  2. Cuidado con los malos jefes. Los jefes están a cargo, te guste o no. Si su intención es mantener su trabajo, tendrá que aprender a llevarse bien con un jefe arrogante o controlador. Si necesitas enfrentarte a tu jefe, evita ponerlo a la defensiva. Esta es la situación más arriesgada con la que lidiar.
  3. Evalúa tu situación. Inicialmente, puede que te sorprenda que te estén tratando poco profesionalmente. Respire hondo y trate de comprender exactamente lo que le está sucediendo. Date cuenta de que no estás solo.
  4. Tomar medidas concretas. Una vez que esté plenamente consciente de lo que está sucediendo, la decisión de vivir con la situación a largo plazo rara vez es una opción. Tu situación no mejorará a menos que hagas algo al respecto. De hecho, si no se atiende, suele empeorar. Hazle saber al compañero de trabajo en cuestión que estás en su juego y que lo escalarás a una autoridad superior si es necesario.
  5. No dejes que el problema se agrave. Asegúrate de actuar rápidamente. Eventualmente, puede enojarse tanto que sus esfuerzos para enfrentar la situación podrían volverse irracionales. Es mucho mejor abordar el problema mientras puede mantener cierta objetividad y control emocional.
  6. Salvaguarda tu reputación. Las quejas constantes sobre la situación pueden ganarle rápidamente el título de "adicto a la oficina". Los administradores podrían preguntarse por qué no puede resolver sus propios problemas, incluso si su tolerancia a la situación es parte del problema. Si está involucrado en un conflicto constante en el trabajo, puede terminar siendo culpado por otros problemas.
  7. No te hundas a su nivel. Por más problemático que sea la persona, existen muchos enfoques disfuncionales para tratar con ellos en los que no desea participar. Algunos no-no: enviar notas anónimas, cotillear sobre la persona, hablar mal de él o ella al jefe.
  8. Mantenlo en privado. Asegúrese de mantener todas sus relaciones con la persona privada. Nunca pierda la calma en el trabajo o participe en una confrontación frente a su jefe o colegas.
  9. Haz el primer movimiento. Si te acercas a una persona difícil con la creencia de que él o ella está tan ansioso como tú de restaurar la armonía, puedes dar el primer paso. Comience su conversación con Comience su conversación con declaraciones como "Lamento lo que pueda haber hecho para lastimarlo" o "Podría estar equivocado".
  10. Estoy de acuerdo en no estar de acuerdo. Si personalmente no te gusta un compañero de trabajo o un jefe, aún puedes aprender de sus opiniones, puntos de vista e ideas. Si puedes encontrar algo para apreciar sobre ellos, coméntalo de manera favorable. Si esa persona percibe su lealtad, se sentirán atraídos naturalmente hacia usted, y ambos pueden aprender a llevarse bien a pesar de sus diferencias.

No se pierda la presentación de diapositivas: 10 consejos para hacer frente a compañeros de trabajo tóxicos

¿Hay alguien en su lugar de trabajo: un gerente dominante, un compañero de trabajo difícil, o quizás un cliente o cliente exigente, que lo enloquezca? ¿Hay personas en tu trabajo que te hacen sentir inadecuado, indigno o simplemente miserable?

Las personas difíciles existen en el trabajo como en todas las facetas de la vida, y vienen en todas las variedades. Tratar con estos tipos es más fácil cuando la persona es simplemente desagradable o cuando su comportamiento afecta a más de una persona. Pero es mucho más difícil cuando te atacan personalmente o socavan tu posición profesional.

Si bien es probable que no pueda cambiar a esa persona, la buena noticia es que al seguir estos 10 consejos para tratar con personas problemáticas en el lugar de trabajo, puede evitar ser su víctima:

  1. Identificar personas problemáticas. Aprenda a reconocer cuando un compañero de trabajo es “tóxico”. Las personas difíciles tienen todas las formas y tamaños: algunos hablan constantemente y nunca escuchan. Otros siempre deben tener la última palabra. Algunos compañeros de trabajo no cumplen con los compromisos. Otros critican cualquier cosa que ellos mismos no hayan creado. Un compañero de trabajo tóxico puede tomar la forma de un cortador de dientes, un traidor trasero de dos caras, un chisme, un entrometido, un instigador o un competidor desagradable.
  2. Cuidado con los malos jefes. Los jefes están a cargo, te guste o no. Si su intención es mantener su trabajo, tendrá que aprender a llevarse bien con un jefe arrogante o controlador. Si necesitas enfrentarte a tu jefe, evita ponerlo a la defensiva. Esta es la situación más arriesgada con la que lidiar.
  3. Evalúa tu situación. Inicialmente, puede que te sorprenda que te estén tratando poco profesionalmente. Respire hondo y trate de comprender exactamente lo que le está sucediendo. Date cuenta de que no estás solo.
  4. Tomar medidas concretas. Una vez que esté plenamente consciente de lo que está sucediendo, la decisión de vivir con la situación a largo plazo rara vez es una opción. Tu situación no mejorará a menos que hagas algo al respecto. De hecho, si no se atiende, suele empeorar. Hazle saber al compañero de trabajo en cuestión que estás en su juego y que lo escalarás a una autoridad superior si es necesario.
  5. No dejes que el problema se agrave. Asegúrate de actuar rápidamente. Eventualmente, puede enojarse tanto que sus esfuerzos para enfrentar la situación podrían volverse irracionales. Es mucho mejor abordar el problema mientras puede mantener cierta objetividad y control emocional.
  6. Salvaguarda tu reputación. Las quejas constantes sobre la situación pueden ganarle rápidamente el título de "adicto a la oficina". Los administradores podrían preguntarse por qué no puede resolver sus propios problemas, incluso si su tolerancia a la situación es parte del problema. Si está involucrado en un conflicto constante en el trabajo, puede terminar siendo culpado por otros problemas.
  7. No te hundas a su nivel. Por más problemático que sea la persona, existen muchos enfoques disfuncionales para tratar con ellos en los que no desea participar. Algunos no-no: enviar notas anónimas, cotillear sobre la persona, hablar mal de él o ella al jefe.
  8. Mantenlo en privado. Asegúrese de mantener todas sus relaciones con la persona privada. Nunca pierda la calma en el trabajo o participe en una confrontación frente a su jefe o colegas.
  9. Haz el primer movimiento. Si te acercas a una persona difícil con la creencia de que él o ella está tan ansioso como tú de restaurar la armonía, puedes dar el primer paso. Comience su conversación con Comience su conversación con declaraciones como "Lamento lo que pueda haber hecho para lastimarlo" o "Podría estar equivocado".
  10. Estoy de acuerdo en no estar de acuerdo. Si personalmente no te gusta un compañero de trabajo o un jefe, aún puedes aprender de sus opiniones, puntos de vista e ideas. Si puedes encontrar algo para apreciar sobre ellos, coméntalo de manera favorable. Si esa persona percibe su lealtad, se sentirán atraídos naturalmente hacia usted, y ambos pueden aprender a llevarse bien a pesar de sus diferencias.

Vídeo: Cómo Ser un Buen Líder • 5 Estrategias de Liderazgo


Es.HowToMintMoney.com
Reservados Todos Los Derechos!
Reimpresión De Los Materiales Es Posible Con Referencia A La Fuente - Página Web: Es.HowToMintMoney.com

© 2012–2019 Es.HowToMintMoney.com