6 Cosas que debe hacer para salvar su negocio de un desastre

{h1}

Manejar un negocio es como conducir un auto de carreras. Lo que separa a los ganadores de los vencidos es lo que haces cuando tu negocio comienza a salirse de control.

Como piloto de carreras amateur, soy muy consciente de que tarde o temprano tendrá un accidente. No se trata de si, sino de cuándo. Incluso para los pilotos de autos más exitosos, las probabilidades de sufrir un accidente en algún momento de su carrera son del 100 por ciento. Va a pasar La única pregunta real es, ¿qué tan grave será el accidente? Manejar un negocio es similar a conducir un auto de carreras. Tarde o temprano, su negocio experimentará tiempos difíciles, donde las ventas y los ingresos luchan, los clientes huyen y la situación parece sombría. Sé por mis propios 30 años de experiencia que hay momentos en que el éxito se ve atenuado por la cruda realización de que las cosas se están escapando de ustedes.

Lo que separa a los ganadores finales de los derrotados es lo que sucede después de que su negocio haya empezado a salirse de control y golpear la pared. El éxito a largo plazo significa poder soportar estos baches en la carretera y tomar las medidas necesarias para volver a la pista y alcanzar la velocidad. Aquí hay seis cosas que creo que pueden salvar su negocio y lo ayudarán a evitar desastres cuando las cosas se pongan difíciles.

1. Mira en el espejo

El éxito comienza y termina con el líder empresarial. Entonces el primer problema que necesita ser resuelto puede ser usted. ¿Evitas el riesgo de cambio? ¿Está demasiado orgulloso para admitir que algo está mal o no funciona correctamente? ¿Está empoderando a sus empleados? ¿Tienes una actitud de "jugar para ganar" o estás jugando para no perder?

Ser un líder de mente cerrada que se aferra a una agenda personal fallida es como agarrar un bloque de cemento cuando te estás ahogando. Vas al fondo y rápido! El miedo o la renuencia a cambiar es la principal razón por la que las empresas fracasan. Los mercados y los gustos de los consumidores son dinámicos y fluidos, lo que requiere un líder empresarial que tenga la agilidad de alentar el cambio, incluso cuando no se sienta cómodo con él.

Con demasiada frecuencia, el punto de inflexión en un fracaso empresarial se produce cuando el líder empresarial decide que ahora es el momento de jugar, NO perder, en lugar de jugar para ganar. Cuando juegas para ganar, siempre estás avanzando, buscando nuevas oportunidades, dispuesto a salir de tu zona de confort y asumiendo riesgos. Jugar NO para perder significa abandonar la estrategia que impulsó tu éxito. Ahora estás en modo de protección y agazapado en una postura defensiva. Los juegos se ganan superando al oponente y no puedes guardar tu camino hacia la grandeza. Debe cambiar su forma de pensar y adoptar una actitud de "Quiero ganar".

2. No seas un prisionero de la esperanza

Ser un prisionero de la esperanza significa vivir en una realidad falsa donde esperamos que los problemas se solucionen por sí mismos o que las condiciones cambien para mejor en lugar de hacer algo por nosotros mismos para mejorar la situación. Lo que transforma un negocio del sueño a la realidad es la ejecución y la realización de algo. Esa misma estrategia es lo que libera a un prisionero de los lazos de esperanza; lo hacemos en lugar de desearlo.

Un signo clásico del prisionero de la esperanza es un líder empresarial que está esperando condiciones externas, como la economía, para mejorar en lugar de actuar. Pero solo a través de la ejecución y la acción puede un negocio en dificultades realmente comenzar a avanzar. Los prisioneros también están atrapados por el miedo al fracaso, pero es solo por el fracaso (fallos productivos en lugar de improductivos) que podemos entender la dirección correcta en la que debemos ir. El fracaso no le dará la respuesta correcta, pero al menos intentar que el negocio esté haciendo algo en lugar de no hacer nada.

Los tiempos difíciles requieren que los líderes empresariales salgan de sus zonas de confort y tomen medidas. La acción es realidad y una realidad falsa es cuando estamos atrapados por nuestro miedo y diferimos la ejecución hasta que las condiciones mejoren, un escenario ambiguo. El líder empresarial que no está atrapado por la esperanza tiene una filosofía de hacer que algo suceda todos los días.

3. Saber quién eres

El gran publicista David Ogilvy dijo que debes ser conocido por algo. Lo que hace su negocio es menos importante que quién es. Cada negocio debe hacer algo o no sería un negocio. Disney World no está en el negocio de los parques de atracciones; crea una experiencia mágica que cautiva la imaginación de los huéspedes. Le da vida a las maravillosas historias que los niños adoran. Desde el momento en que entras en el estacionamiento, los personajes de Disney cobran vida. Y esas no son solo atracciones de carnaval por las que esperas una hora, sino exploraciones de los clásicos de Disney. Eso es lo que es Disney.

La diferenciación del mercado y una ventaja competitiva emergen de la identidad comercial y la percepción general del consumidor de esa identidad. Saber quién es usted es clave en un mercado lleno de competidores que lucha por capturar y mantener la participación en el mercado, sin importar lo que haga su negocio. Su cliente debe percibir claramente cómo el producto o servicio de su empresa proporciona un beneficio perceptible y un valor mayor que el de su competencia, porque así es como es usted.

4. Mantener la comercialización

He visto este error demasiadas veces. Cuando los tiempos se ponen difíciles, lo primero que recorta un líder empresarial es el presupuesto de marketing. Lo que atrae a los clientes y les brinda la oportunidad de vender es el marketing. Es como cortar el flujo de oxígeno: te asfixiarás y morirás. El marketing es una inversión, no un gasto.

Un segundo error es no ser un vendedor proactivo. El papel de todo el marketing es proporcionar oportunidades para vender, punto. No es pasivo, sino directo en su mensaje e intención: ¡genere clientes AHORA! El marketing proactivo es agresivo, urgente y no permite la creación de imágenes ambiguas.

5. Conozca su experiencia de cliente

La mayoría de los líderes empresariales nunca han estado en su propia línea. Parece una locura, pero si no sabe qué tiene que experimentar su cliente al hacer negocios con su empresa, ¿cómo sabe si es bueno? Un gran producto con una mala experiencia del cliente es un desastre que está por suceder. La competencia exige que cada vez que un cliente se comprometa con su empresa, toda la experiencia debe ser positiva. La experiencia del cliente es una experiencia que lo abarca todo.


Vídeo: 7 Formas De Sobrevivir A Un ACCIDENTE DE AVIÓN (Life Hacks) | Mr. Tops


Es.HowToMintMoney.com
Reservados Todos Los Derechos!
Reimpresión De Los Materiales Es Posible Con Referencia A La Fuente - Página Web: Es.HowToMintMoney.com

© 2012–2019 Es.HowToMintMoney.com