8 Principios básicos para recordar al saludar a los clientes

{h1}

Cuando los clientes ingresan a su negocio, un saludo amable no solo es cortés, sino que también le puede dar a su empresa una ventaja competitiva.

“¿Puedo ayudarlo?” ¿Con qué frecuencia ha entrado en un negocio al que se le ha lanzado este abridor genérico (y no particularmente útil)?

Luego, en el otro extremo del espectro, estás dando vueltas alrededor de un establecimiento, tratando en vano de localizar a alguien para responder una pregunta.

Cualquiera de estos escenarios es frustrante y desagradable, exactamente la impresión que no Quiero dar a tus clientes.

Un saludo cordial no solo es educado, también puede ser una ventaja competitiva para su negocio. Después de todo, a todos les gusta hacer negocios con una cara amistosa. Los expertos incluso sugieren que la amistad puede ser el diferenciador clave en la forma en que los clientes perciben a su empresa.

Un saludo se trata de comprometer a los clientes de una manera genuina, sin dar una línea de apertura de acciones, o peor aún, perder esa primera impresión vital por completo. Aquí hay ocho principios básicos para recordar al saludar a sus clientes:

1. ser puntual

Lo ideal es saludar a sus clientes dentro de los 30 segundos de ingresar a su negocio. Si se encuentra en medio de una tarea (que no involucra a otro cliente), detenga lo que está haciendo para saludar a su nuevo cliente. Si está con otro cliente, pregúntele si le importa si se aleja por un momento para saludar al recién llegado, luego reconozca al recién llegado y hágales saber que estará con ellos en un momento.

2. Ofrecer un cálido saludo

Haga contacto visual con cada cliente y sonría. No hay peor saludo que una mirada perdida. Reemplace el desgastado y formal “¿Puedo ayudarlo?” Con algo más acogedor. “¿Qué te trae hoy?” O “¿Has estado antes?” Son mejoras. Cuando sea apropiado, preséntate también.

Otra regla de oro: reconozca a un cliente cada vez que se acerque a 10 pies de usted cuando se desplace por la tienda. Incluso con solo una sonrisa o un gesto de asentimiento, los clientes saben que usted está consciente de ellos y sintonizado con sus necesidades

3. Leer la habitación

Siga las indicaciones sociales de cada cliente individual sobre el nivel de interacción que necesitan de usted. En algunos casos, una cálida bienvenida es suficiente; En otros, un cliente tendrá preguntas específicas. No vueles si tu atención no es necesaria.

Un saludo debe sentirse como una conversación normal entre usted y su cliente. Como tal, siga las pautas normales sobre el espacio personal, el volumen y similares. No salude a los clientes desde atrás o desde otro ángulo donde no puedan verlo, puede ser una sorpresa desagradable. No grites a través de la tienda, pero tampoco te quedes incómodamente cerca.

4. Mostrar reconocimiento

Si reconoce a un cliente de una visita anterior, dígalo. "¡Es un placer verte de nuevo!" O "¡Nos complace que hayas vuelto!", Son buenas opciones para un cliente cuyo nombre no conoces.

Para sus clientes habituales, haga un esfuerzo para recordar sus nombres y preferencias. Esto hace que los clientes sientan que usted valora su negocio y prioriza sus necesidades. Pregunte acerca de compras o servicios anteriores y cómo estos artículos están funcionando para el cliente.

5. Ofrecer un cumplido sincero

Un cumplido sincero puede comprometer aún más a su cliente, especialmente si es específico y relevante para su negocio. Si usted es dueño de un salón, elogie el peinado de su cliente mientras él o ella entra por la puerta. ¿Tienes una tienda de moda? Comenta sobre un accesorio que el cliente ya posee. Esto aumentará la confianza de su cliente en su experiencia y aumentará un poco su ego.

6. Acompañar al cliente a los productos.

En lugar de indicar a un cliente la dirección general de un producto por el que han preguntado, tómese unos minutos para guiarlo y responder cualquier pregunta que pueda tener. Esto muestra atención y le brinda la oportunidad de recomendar productos específicos o sugerir compras adicionales.

7. Haga preguntas para personalizar recomendaciones

Haga las preguntas adecuadas para aclarar lo que su cliente está buscando. Cuanto más sepa sobre lo que necesitan, más podrá adaptar sus recomendaciones a esas necesidades. Eso, a su vez, significa que es más probable que compren y que estén satisfechos con su compra y el servicio. También destaca su experiencia en el campo y el conocimiento de sus productos.

8. Tener una buena línea de salida

Un gran adiós es casi tan importante como un gran saludo. Dígales a sus clientes que usted está allí para responder cualquier pregunta que puedan tener si está claro que continuarán con sus compras. Cuando un cliente se retira y sale de las instalaciones, agradezca sinceramente su negocio. La impresión más duradera llega cuando puede incluir el nombre de su empresa en su despedida.

Recuerde que las interacciones con los clientes deben ser naturales, como cualquier otra conversación que pueda tener con otra persona. Ser amable y atento ayuda a que el cliente se sienta bienvenido y valorado en su establecimiento.

“¿Puedo ayudarlo?” ¿Con qué frecuencia ha entrado en un negocio al que se le ha lanzado este abridor genérico (y no particularmente útil)?

Luego, en el otro extremo del espectro, estás dando vueltas alrededor de un establecimiento, tratando en vano de localizar a alguien para responder una pregunta.

Cualquiera de estos escenarios es frustrante y desagradable, exactamente la impresión que no Quiero dar a tus clientes.

Un saludo cordial no solo es educado, también puede ser una ventaja competitiva para su negocio. Después de todo, a todos les gusta hacer negocios con una cara amistosa. Los expertos incluso sugieren que la amistad puede ser el diferenciador clave en la forma en que los clientes perciben a su empresa.

Un saludo se trata de comprometer a los clientes de una manera genuina, sin dar una línea de apertura de acciones, o peor aún, perder esa primera impresión vital por completo. Aquí hay ocho principios básicos para recordar al saludar a sus clientes:

1. ser puntual

Lo ideal es saludar a sus clientes dentro de los 30 segundos de ingresar a su negocio. Si se encuentra en medio de una tarea (que no involucra a otro cliente), detenga lo que está haciendo para saludar a su nuevo cliente. Si está con otro cliente, pregúntele si le importa si se aleja por un momento para saludar al recién llegado, luego reconozca al recién llegado y hágales saber que estará con ellos en un momento.

2. Ofrecer un cálido saludo

Haga contacto visual con cada cliente y sonría. No hay peor saludo que una mirada perdida. Reemplace el desgastado y formal “¿Puedo ayudarlo?” Con algo más acogedor. “¿Qué te trae hoy?” O “¿Has estado antes?” Son mejoras. Cuando sea apropiado, preséntate también.

Otra regla de oro: reconozca a un cliente cada vez que se acerque a 10 pies de usted cuando se desplace por la tienda. Incluso con solo una sonrisa o un gesto de asentimiento, los clientes saben que usted está consciente de ellos y sintonizado con sus necesidades

3. Leer la habitación

Siga las indicaciones sociales de cada cliente individual sobre el nivel de interacción que necesitan de usted. En algunos casos, una cálida bienvenida es suficiente; En otros, un cliente tendrá preguntas específicas. No vueles si tu atención no es necesaria.

Un saludo debe sentirse como una conversación normal entre usted y su cliente. Como tal, siga las pautas normales sobre el espacio personal, el volumen y similares. No salude a los clientes desde atrás o desde otro ángulo donde no puedan verlo, puede ser una sorpresa desagradable. No grites a través de la tienda, pero tampoco te quedes incómodamente cerca.

4. Mostrar reconocimiento

Si reconoce a un cliente de una visita anterior, dígalo. "¡Es un placer verte de nuevo!" O "¡Nos complace que hayas vuelto!", Son buenas opciones para un cliente cuyo nombre no conoces.

Para sus clientes habituales, haga un esfuerzo para recordar sus nombres y preferencias. Esto hace que los clientes sientan que usted valora su negocio y prioriza sus necesidades. Pregunte acerca de compras o servicios anteriores y cómo estos artículos están funcionando para el cliente.

5. Ofrecer un cumplido sincero

Un cumplido sincero puede comprometer aún más a su cliente, especialmente si es específico y relevante para su negocio. Si usted es dueño de un salón, elogie el peinado de su cliente mientras él o ella entra por la puerta. ¿Tienes una tienda de moda? Comenta sobre un accesorio que el cliente ya posee. Esto aumentará la confianza de su cliente en su experiencia y aumentará un poco su ego.

6. Acompañar al cliente a los productos.

En lugar de señalar a un cliente en la dirección general de un producto por el que han preguntado, tómese unos minutos para guiarlo y responder a cualquier pregunta que pueda tener. Esto muestra atención y le brinda la oportunidad de recomendar productos específicos o sugerir compras adicionales.

7. Haga preguntas para personalizar recomendaciones

Haga las preguntas adecuadas para aclarar lo que su cliente está buscando. Cuanto más sepa sobre lo que necesitan, más podrá adaptar sus recomendaciones a esas necesidades. Eso, a su vez, significa que es más probable que compren y que estén satisfechos con su compra y el servicio. También destaca su experiencia en el campo y el conocimiento de sus productos.

8. Tener una buena línea de salida

Un gran adiós es casi tan importante como un gran saludo. Hágales saber a sus clientes que usted está allí para responder cualquier pregunta que puedan tener si está claro que continuarán con sus compras. Cuando un cliente se retira y sale de las instalaciones, agradezca sinceramente su negocio. La impresión más duradera llega cuando puede incluir el nombre de su empresa en su despedida.


Vídeo: La Guía Perfecta Para El Exito Personal - El Hombre Más Rico de Babilonia - Capítulo 1


Es.HowToMintMoney.com
Reservados Todos Los Derechos!
Reimpresión De Los Materiales Es Posible Con Referencia A La Fuente - Página Web: Es.HowToMintMoney.com

© 2012–2019 Es.HowToMintMoney.com