Evite los errores comunes de gestión

{h1}

Administrar a los empleados y verlos crecer profesionalmente puede ser una experiencia muy gratificante, pero a menudo puede ser bastante desafiante. Cuando todos te buscan sabiduría y un liderazgo eficaz, es importante que no te caigas de bruces. Evite los errores de gestión más comunes evitando estas fallas: no predominar con el ejemplo. Sus empleados lo consideran un líder y una fuente de orientación. Por lo tanto, tenga cuidado con la forma en que opera en la oficina. Escuchando res

Administrar a los empleados y verlos crecer profesionalmente puede ser una experiencia muy gratificante, pero también puede ser bastante desafiante. Cuando todos te buscan sabiduría y un liderazgo eficaz, es importante que no te caigas de bruces. Evite los errores de gestión más comunes evitando estas dificultades:

  • No liderando con el ejemplo. Sus empleados lo consideran un líder y una fuente de orientación. Por lo tanto, tenga cuidado con la forma en que opera en la oficina. Escuchar con respeto, comunicarse claramente y estar abierto a las ideas y preguntas de los colegas son todas las tácticas que querrá emplear para asegurarse de que su personal haga lo mismo. Donde usted dirija, los empleados lo seguirán, así que asegúrese de comportarse como desea que sus trabajadores se conduzcan mientras hacen negocios.
  • Dumping en lugar de delegar. Evite darles a los empleados la impresión de que se les está imponiendo trabajo. En su lugar, al hacer coincidir a los empleados con los proyectos, permítales hacer preguntas sobre sus metas y objetivos. Obtenga sus ideas sobre el proyecto para ayudarlos a sentirse invertidos. Deja en claro por qué son sólo el adecuado para esta tarea. Al decirles a sus empleados por qué quiere que sean ellos los que hagan ciertos trabajos (es decir, "Jane, su manera de hablar es tan profesional, pensé que sería la persona adecuada para hacer estas llamadas de seguimiento a los clientes"), sabrán que les estás delegando porque valoras su trabajo, lo que los motiva a hacer su trabajo bien.
  • Olvidando cultivar jóvenes talentos. Si bien puede haber un nivel o dos entre usted y sus empleados más jóvenes, es una buena idea cultivar sus talentos a través de una conversación individual. Esto significa hacer tiempo para descubrir los objetivos profesionales de sus empleados junior. Al conversar con los empleados más nuevos, aprenderá cosas valiosas sobre a dónde quieren ir con su trabajo. La mayoría de los empleados más jóvenes están ansiosos por nuevas oportunidades, así que aproveche eso al aprender qué tipo de trabajo están ansiosos por asumir.
  • Ignorando a los trabajadores mayores. A veces, los trabajadores más experimentados del personal tienen una forma de desvanecerse en la carpintería; hacen su trabajo tan bien, su eficiencia no requiere mucha atención. Esto puede llevar a los trabajadores experimentados a sentirse dados por sentado. Mantén esto a raya animándolos a plantear responsabilidades adicionales que estarían encantados de asumir. Incluso los empleados de confianza pueden beneficiarse de la mejora de las habilidades existentes.
  • Emitir órdenes, no sugerencias. A nadie le gusta ser mandado por ahí. Aunque seas el jefe, harías bien en tenerlo en cuenta. En lugar de decirles a los trabajadores qué hacer, darles sugerencias y animarles a compartir sus propias ideas sobre la mejor manera de abordar su trabajo. Tus empleados terminarán sintiéndose más valorados y te verás más como un líder que como un sargento de instrucción.
  • No fomentando la creatividad. Es muy fácil quedar atrapado en la rutina de "el mismo viejo" en el lugar de trabajo. Como gerente, la responsabilidad recae en usted para mantener las cosas frescas. Para hacer esto, asegúrese de solicitar nuevas ideas de los empleados. Instale un buzón en el que las personas puedan dejar ideas y luego revise algunas de las valiosas en las reuniones del personal. Las empresas mejoran a través de una afluencia constante de pensamiento fresco y creativo, y como gerente, debe asegurarse de ofrecer a los empleados un centavo por sus ideas.
  • Se adhiere demasiado al guión. ¿Entrar en una nueva función de gestión con un equipo establecido? No tenga miedo de modificar las prácticas o procesos existentes para lograr una mayor eficiencia. El hecho de que algo se haya hecho de cierta manera durante algún tiempo no significa que no haya espacio para mejorar. Involucrar al personal en la forma en que estas prácticas evolucionan es una forma segura de familiarizarlos con los nuevos ciclos de trabajo, y capacitarlos para que tomen las mejoras y las ejecuten.
  • Guardándolo todo para la revisión. Proporcionar comentarios a su personal debe ser un esfuerzo para todo el año, no algo que suceda solo en el momento de la revisión. Los empleados necesitan saber en el camino qué están haciendo bien o mal, así que esperar hasta que llegue un tiempo designado formalmente para decirles que no es una estrategia sólida. Compartir sus ideas sobre las áreas de mejora, así como dónde están teniendo éxito, armará a los empleados para que hagan mejor su trabajo durante todo el año.
  • Manteniendo un agarre suelto en el talento superior. ¿Tiene un buen desempeño en el personal cuyo trabajo es siempre de primera categoría? Asegúrate de que lo reconoces, o de lo contrario podrías entregarles sus papeles para caminar. Nada logra que un empleado busque pastos profesionales más verdes más rápido que sentirse desvalorizado. Evite esto siendo generoso con los cumplidos, señalando los éxitos y recompensando el buen desempeño con promociones y aumentos siempre que sea posible.
  • Señalar errores en lugar de dar una respuesta positiva. Si el trabajo de un empleado no está a la altura, decir que solo lo que está mal no es la manera de mejorar la situación. Si necesita asesorar a un empleado sobre cómo él o ella podría hacer un mejor trabajo, asegúrese de comenzar la conversación con algunos comentarios positivos. Acoplar el chat con consejos, en lugar de afirmar que lo que está haciendo está mal, hará que su empleado sea menos defensivo y más abierto a absorber su orientación.
  • No logrando construir un equipo fuerte. Tener un grupo de personas talentosas que hacen su trabajo de manera independiente no es tan productivo para un negocio como tener un equipo altamente calificado trabajando juntos. Facilite el trabajo en equipo celebrando reuniones periódicas donde todos tengan la oportunidad de compartir lo que está trabajando. Esto aumenta la inversión de todos en el trabajo del otro y prepara el escenario para nuevas ideas.

Administrar a los empleados y verlos crecer profesionalmente puede ser una experiencia muy gratificante, pero también puede ser bastante desafiante. Cuando todos te buscan sabiduría y un liderazgo eficaz, es importante que no te caigas de bruces. Evite los errores de gestión más comunes evitando estas dificultades:

  • No liderando con el ejemplo. Sus empleados lo consideran un líder y una fuente de orientación. Por lo tanto, tenga cuidado con la forma en que opera en la oficina. Escuchar con respeto, comunicarse claramente y estar abierto a las ideas y preguntas de los colegas son todas las tácticas que querrá emplear para asegurarse de que su personal haga lo mismo. Donde usted dirija, los empleados lo seguirán, así que asegúrese de comportarse como desea que sus trabajadores se conduzcan mientras hacen negocios.
  • Dumping en lugar de delegar. Evite darles a los empleados la impresión de que se les está imponiendo trabajo. En su lugar, al hacer coincidir a los empleados con los proyectos, permítales hacer preguntas sobre sus metas y objetivos. Obtenga sus ideas sobre el proyecto para ayudarlos a sentirse invertidos. Deja en claro por qué son sólo el adecuado para esta tarea. Al decirles a sus empleados por qué quiere que sean ellos los que hagan ciertos trabajos (es decir, "Jane, su manera de hablar es tan profesional, pensé que sería la persona adecuada para hacer estas llamadas de seguimiento a los clientes"), sabrán que les estás delegando porque valoras su trabajo, lo que los motiva a hacer su trabajo bien.
  • Olvidando cultivar jóvenes talentos. Si bien puede haber un nivel o dos entre usted y sus empleados más jóvenes, es una buena idea cultivar sus talentos a través de una conversación individual. Esto significa hacer tiempo para descubrir los objetivos profesionales de sus empleados junior. Al conversar con los empleados más nuevos, aprenderá cosas valiosas sobre a dónde quieren ir con su trabajo. La mayoría de los empleados más jóvenes están ansiosos por nuevas oportunidades, así que aproveche eso al aprender qué tipo de trabajo están ansiosos por asumir.
  • Ignorando a los trabajadores mayores. A veces, los trabajadores más experimentados del personal tienen una forma de desvanecerse en la carpintería; hacen su trabajo tan bien, su eficiencia no requiere mucha atención. Esto puede llevar a los trabajadores experimentados a sentirse dados por sentado. Mantén esto a raya animándolos a plantear responsabilidades adicionales que estarían encantados de asumir. Incluso los empleados de confianza pueden beneficiarse de la mejora de las habilidades existentes.
  • Emitir órdenes, no sugerencias. A nadie le gusta ser mandado por ahí. Aunque seas el jefe, harías bien en tenerlo en cuenta. En lugar de decirles a los trabajadores qué hacer, darles sugerencias y animarles a compartir sus propias ideas sobre la mejor manera de abordar su trabajo. Tus empleados terminarán sintiéndose más valorados y te verás más como un líder que como un sargento de instrucción.
  • No fomentando la creatividad. Es muy fácil quedar atrapado en la rutina de "el mismo viejo" en el lugar de trabajo. Como gerente, la responsabilidad recae en usted para mantener las cosas frescas. Para hacer esto, asegúrese de solicitar nuevas ideas de los empleados. Instale un buzón en el que las personas puedan dejar ideas y luego revise algunas de las valiosas en las reuniones del personal. Las empresas mejoran a través de una afluencia constante de pensamiento fresco y creativo, y como gerente, debe asegurarse de ofrecer a los empleados un centavo por sus ideas.
  • Se adhiere demasiado al guión. ¿Entrar en una nueva función de gestión con un equipo establecido? No tenga miedo de modificar las prácticas o procesos existentes para lograr una mayor eficiencia. El hecho de que algo se haya hecho de cierta manera durante algún tiempo no significa que no haya espacio para mejorar. Involucrar al personal en la forma en que estas prácticas evolucionan es una forma segura de familiarizarlos con los nuevos ciclos de trabajo, y capacitarlos para que tomen las mejoras y las ejecuten.
  • Guardándolo todo para la revisión. Proporcionar comentarios a su personal debe ser un esfuerzo para todo el año, no algo que suceda solo en el momento de la revisión. Los empleados necesitan saber en el camino qué están haciendo bien o mal, así que esperar hasta que llegue un tiempo designado formalmente para decirles que no es una estrategia sólida. Compartir sus ideas sobre las áreas de mejora, así como dónde están teniendo éxito, armará a los empleados para que hagan mejor su trabajo durante todo el año.
  • Manteniendo un agarre suelto en el talento superior. ¿Tiene un buen desempeño en el personal cuyo trabajo es siempre de primera categoría? Asegúrate de que lo reconoces, o de lo contrario podrías entregarles sus papeles para caminar. Nada logra que un empleado busque pastos profesionales más verdes más rápido que sentirse desvalorizado. Evite esto siendo generoso con los cumplidos, señalando los éxitos y recompensando el buen desempeño con promociones y aumentos siempre que sea posible.
  • Señalar errores en lugar de dar una respuesta positiva. Si el trabajo de un empleado no está a la altura, decir que solo lo que está mal no es la manera de mejorar la situación. Si necesita asesorar a un empleado sobre cómo él o ella podría hacer un mejor trabajo, asegúrese de comenzar la conversación con algunos comentarios positivos. Acoplar el chat con consejos, en lugar de afirmar que lo que está haciendo está mal, hará que su empleado sea menos defensivo y más abierto a absorber su orientación.
  • No logrando construir un equipo fuerte. Tener un grupo de personas talentosas que hacen su trabajo de manera independiente no es tan productivo para un negocio como tener un equipo altamente calificado trabajando juntos. Facilite el trabajo en equipo celebrando reuniones periódicas donde todos tengan la oportunidad de compartir lo que está trabajando. Esto aumenta la inversión de todos en el trabajo del otro y prepara el escenario para nuevas ideas.

Vídeo: Errores comunes en el trabajo


Es.HowToMintMoney.com
Reservados Todos Los Derechos!
Reimpresión De Los Materiales Es Posible Con Referencia A La Fuente - Página Web: Es.HowToMintMoney.com

© 2012–2019 Es.HowToMintMoney.com