¿Jefe o amigo? La importancia de una relación de trabajo claramente definida

{h1}

Debe tener cuidado de definir claramente los límites entre usted y su personal.

Como jefe, una ventaja de tener amistades con sus empleados es que tiene una relación fuerte y positiva con cada uno de ellos. Entiendes lo que motiva a tu personal, porque has aprendido sobre sus familias, sus intereses, sus metas en la vida. Y es más probable que los empleados con una fuerte conexión con sus gerentes trabajen más horas y sean leales a la compañía.

Sin embargo, para ser un buen administrador, debe tener cuidado de definir claramente los límites entre usted y su personal. Aquí hay algunos puntos para recordar:

  • Aclare la relación. Para mantener el respeto de sus empleados mientras es amigo de ellos, debe ser directo acerca de la naturaleza de su relación comercial. Esto significa tener claro cuáles son los objetivos, cómo son sus empleados para ayudarlo a lograrlos y qué pueden esperar de usted. Al comunicar estas cosas claramente, reduce el riesgo de que un empleado pueda malinterpretar su amistad y comportarse de una manera poco profesional.
  • Sé social, hasta cierto punto. En la mayoría de las oficinas, generalmente hay mucha mezcla social, ya sea un almuerzo del viernes, bebidas después del trabajo o una función de la industria. Es natural que los gerentes sean parte de eso. Solo recuerda socializar con todos, ten cuidado con el alcohol y no seas el último en la fiesta. Además, mantenga la socialización en la oficina al mínimo. Quieres asegurarte de ser respetado y querido.
  • No juegues favoritos. Uno de los peores errores que puede cometer es favorecer a ciertos empleados en el lugar de trabajo. Sus otros miembros del personal aprenderán rápidamente a desconfiar de usted y la productividad se verá afectada. Si no está seguro de mostrar favoritismo, piense cuánto le gusta a cada empleado. ¿Qué aporta cada persona al negocio? Luego pregúntese cómo trata a cada uno de estos empleados. Si su tratamiento se relaciona más con cómo se siente que con lo que hacen, debe cambiar su comportamiento.
  • Mantenlo en la Q.T. No importa lo cerca que estés de tus amigos en la oficina, tienes que resistir la tentación de darles la primicia. La información de trabajo confidencial como salarios, decisiones de contratación y despido, y ganancias trimestrales debe Nunca se compartirá cuando socialice, o perderá credibilidad.
  • Frente a la línea de fuego. A veces, un empleado que también es tu amigo no se está desempeñando a la par. Es posible que no quiera enfrentarlo, pero por el bien de su empresa, debe analizar detenidamente cómo el comportamiento de esta persona está afectando la moral de los empleados, los horarios de trabajo, las relaciones con los clientes, el tiempo dedicado a corregir errores y, lo que es más importante, la línea de fondo. En este caso, primero debe ser el empleador de esta persona y luego su amigo. Si puede ayudar a este miembro del personal a volver a ser un miembro productivo de su equipo, entonces hágalo. Si no, debes dejar que la persona se vaya antes de que se haga más daño.
  • No lo falsifique. Tal vez quiera intentar ser amigo de todos sus empleados, porque cree que eso fortalecería a su equipo. Si bien algunos cursos de capacitación en administración hacen hincapié en que los jefes deben preguntar a su personal sobre sus vidas personales, como los planes de fin de semana, sus familias o sus hijos, estos esfuerzos pueden ser contraproducentes si se considera que el gerente no es sincero. Está bien hacer preguntas ocasionales al personal, pero no haga una gran producción con eso. Conocer a la gente lleva tiempo.

Como jefe, una ventaja de tener amistades con sus empleados es que tiene una relación fuerte y positiva con cada uno de ellos. Entiendes lo que motiva a tu personal, porque has aprendido sobre sus familias, sus intereses, sus metas en la vida. Y es más probable que los empleados con una fuerte conexión con sus gerentes trabajen más horas y sean leales a la compañía.

Sin embargo, para ser un buen administrador, debe tener cuidado de definir claramente los límites entre usted y su personal. Aquí hay algunos puntos para recordar:

  • Aclare la relación. Para mantener el respeto de sus empleados mientras es amigo de ellos, debe ser directo acerca de la naturaleza de su relación comercial. Esto significa tener claro cuáles son los objetivos, cómo son sus empleados para ayudarlo a lograrlos y qué pueden esperar de usted. Al comunicar estas cosas claramente, reduce el riesgo de que un empleado pueda malinterpretar su amistad y comportarse de una manera poco profesional.
  • Sé social, hasta cierto punto. En la mayoría de las oficinas, generalmente hay mucha mezcla social, ya sea un almuerzo del viernes, bebidas después del trabajo o una función de la industria. Es natural que los gerentes sean parte de eso. Solo recuerda socializar con todos, ten cuidado con el alcohol y no seas el último en la fiesta. Además, mantenga la socialización en la oficina al mínimo. Quieres asegurarte de ser respetado y querido.
  • No juegues favoritos. Uno de los peores errores que puede cometer es favorecer a ciertos empleados en el lugar de trabajo. Sus otros miembros del personal aprenderán rápidamente a desconfiar de usted y la productividad se verá afectada. Si no está seguro de mostrar favoritismo, piense cuánto le gusta a cada empleado. ¿Qué aporta cada persona al negocio? Luego pregúntese cómo trata a cada uno de estos empleados. Si su tratamiento se relaciona más con cómo se siente que con lo que hacen, debe cambiar su comportamiento.
  • Mantenlo en la Q.T. No importa lo cerca que estés de tus amigos en la oficina, tienes que resistir la tentación de darles la primicia. La información de trabajo confidencial como salarios, decisiones de contratación y despido, y ganancias trimestrales debe Nunca se compartirá cuando socialice, o perderá credibilidad.
  • Frente a la línea de fuego. A veces, un empleado que también es tu amigo no se está desempeñando a la par. Es posible que no quiera enfrentarlo, pero por el bien de su empresa, debe analizar detenidamente cómo el comportamiento de esta persona está afectando la moral de los empleados, los horarios de trabajo, las relaciones con los clientes, el tiempo dedicado a corregir errores y, lo que es más importante, la línea de fondo. En este caso, primero debe ser el empleador de esta persona y luego su amigo. Si puede ayudar a este miembro del personal a volver a ser un miembro productivo de su equipo, entonces hágalo. Si no, debes dejar que la persona se vaya antes de que se haga más daño.
  • No lo falsifique. Tal vez quiera intentar ser amigo de todos sus empleados, porque cree que eso fortalecería a su equipo. Si bien algunos cursos de capacitación en administración hacen hincapié en que los jefes deben preguntar a su personal sobre sus vidas personales, como los planes de fin de semana, sus familias o sus hijos, estos esfuerzos pueden ser contraproducentes si se considera que el gerente no es sincero. Está bien hacer preguntas ocasionales al personal, pero no haga una gran producción con eso. Conocer a la gente lleva tiempo.

Vídeo: Versión Completa. En todo ser humano hay grandeza, Mario Alonso Puig


Es.HowToMintMoney.com
Reservados Todos Los Derechos!
Reimpresión De Los Materiales Es Posible Con Referencia A La Fuente - Página Web: Es.HowToMintMoney.com

© 2012–2019 Es.HowToMintMoney.com