Propietarios de empresas: no sacrifiquen el éxito a largo plazo al tomar decisiones miopes

{h1}

Su éxito no solo se ve afectado por las acciones que toma hoy; también debe ser consciente de cómo sus acciones podrían impactar su negocio (y sus ventas) en el futuro.

Una situación común para muchas pequeñas empresas y pymes es tener una necesidad inmediata de efectivo hoy y tomar medidas sin considerar las consecuencias para el mañana. Aunque el efectivo es ciertamente un elemento importante para operar una pequeña empresa, muchos empresarios no entienden que ciertas acciones que toman para obtener efectivo pueden tener consecuencias perjudiciales en el futuro.

La necesidad de efectivo nunca debe anular las decisiones comerciales prudentes que pueden afectar las relaciones con los clientes. Cuando los dueños o gerentes de negocios consideran que el efectivo es el factor más importante en sus negocios, sobrepasando las ofertas de productos o servicios y las relaciones con los clientes, seguramente se producirán resultados negativos. Los propietarios de pequeñas empresas no deben tener la actitud de "hacer lo que podamos hoy y preocuparnos por el mañana cuando llegue el mañana". Con esta filosofía, el mañana vendrá acompañado de clientes perdidos, una reputación negativa y menores beneficios.

Necesita relaciones favorables a largo plazo con sus clientes para construir un negocio exitoso. Asegurar las ventas futuras es tan importante como las ventas actuales. Pensar hoy en satisfacer al cliente del mañana a veces significa dejar que una venta se “vaya” si todos los factores no son correctos. Cuando los clientes tienen experiencias de compra satisfactorias, es más probable que se conviertan en clientes habituales. Una combinación de clientes recurrentes y nuevos clientes construirá su base de clientes, lo que conducirá al crecimiento del negocio y la sostenibilidad.

La otra cara de un cliente satisfecho y recurrente es un cliente insatisfecho. Una vez que los clientes entran en esta categoría, es muy poco probable que vuelvan, ¡una vez perdidos, perdidos para siempre! Pero, esta situación no cuenta toda la historia. El efecto residual de los clientes insatisfechos que comparten sus malas experiencias con otros puede dañar la reputación de su empresa y perjudicar sus ganancias.

Acciones Negativas = Resultados Negativos

Aquí hay algunas acciones de ventas que pueden producir efectivo inmediato, pero también pueden causar pérdidas de negocios en el futuro:

Prometiendo demasiado. Cuando una empresa promete a sus clientes más de lo que puede ofrecer simplemente para asegurar una venta (es decir, prometer demasiado y no cumplir), el desastre puede aparecer en el futuro. Es mucho mejor adoptar el enfoque opuesto: prometer menos y entregar en exceso.

Falta de servicio al cliente. Muy a menudo, una presentación de ventas positiva se convierte en un servicio al cliente mediocre una vez que se completa la venta. Durante la fase de ventas, todo lo que el cliente solicita se puede lograr; Sin embargo, una vez que se consuma el trato, hay un cambio rápido de actitud. Los clientes recuerdan promesas y no son demasiado rápidos para olvidar.

Corto en detalles. A nadie le gusta la molestia de leer la letra pequeña de un contrato de venta o servicio, pero es necesario, dependiendo del producto o servicio vendido. Si bien es posible que a una pequeña empresa le resulte más fácil evitar todos los aspectos legales, pueden surgir problemas si los clientes piensan que están de acuerdo en una cosa, y la empresa piensa que están de acuerdo en algo completamente diferente. Tómese un tiempo en la parte delantera para acordar todos los puntos finos de una venta para reducir la decepción del cliente en el futuro. Es mucho mejor confiar en detalles escritos que en la memoria de sus clientes.

Acciones positivas = resultados positivos

Los clientes que regresan son como una anualidad en efectivo para su negocio. A medida que las ventas aumentan y los clientes satisfechos dan excelentes recomendaciones y revisiones, esto puede crear un efecto compuesto en los ingresos y ganancias. El éxito comercial a largo plazo se basa en este tipo de crecimiento constante: la retención de clientes mejorada con los nuevos clientes. En contraste, un negocio que está constantemente obteniendo clientes, perdiendo clientes y ganando nuevos clientes está desperdiciando sus esfuerzos y ganancias.

Tome las siguientes acciones para producir resultados positivos:

Cumplir lo prometido. Los clientes buscan beneficios, soluciones a problemas, valor y servicio. Es bastante simple: solo cumpla con lo prometido y vea cómo se desarrolla la lealtad de los clientes.

Hacer de la satisfacción del cliente una prioridad. El servicio al cliente no comienza y termina con una venta. Comienza durante el proceso de venta y continúa más allá del punto de venta. Los clientes olvidados se convierten en clientes perdidos.

Sigue donde importa. Nunca se puede equivocar al hacer un seguimiento con los clientes después de una venta para asegurarse de que estén satisfechos. Cuando la competencia se olvida de los detalles finos de una venta, prestar atención estricta a los detalles y hacer un seguimiento puede ser un trampolín para saltar sobre un rival.

El éxito de su negocio no solo se ve afectado por las acciones que toma hoy; También debe ser consciente de cómo sus acciones afectarán su negocio mañana. Tenga en cuenta que cualquier venta que realice hoy es una cuota para futuras ventas.

¡Cuide a sus clientes hoy, y esos mismos clientes se ocuparán de su negocio mañana!

RELACIONADO: Retención de clientes: 6 técnicas para cultivar y construir una base de clientes más sólida

Una situación común para muchas pequeñas empresas y pymes es tener una necesidad inmediata de efectivo hoy y tomar medidas sin considerar las consecuencias para el mañana. Aunque el efectivo es ciertamente un elemento importante para operar una pequeña empresa, muchos empresarios no entienden que ciertas acciones que toman para obtener efectivo pueden tener consecuencias perjudiciales en el futuro.

La necesidad de efectivo nunca debe anular las decisiones comerciales prudentes que pueden afectar las relaciones con los clientes. Cuando los dueños o gerentes de negocios consideran que el efectivo es el factor más importante en sus negocios, sobrepasando las ofertas de productos o servicios y las relaciones con los clientes, seguramente se producirán resultados negativos. Los propietarios de pequeñas empresas no deben tener la actitud de "hacer lo que podamos hoy y preocuparnos por el mañana cuando llegue el mañana". Con esta filosofía, el mañana vendrá acompañado de clientes perdidos, una reputación negativa y menores beneficios.

Necesita relaciones favorables a largo plazo con sus clientes para construir un negocio exitoso. Asegurar las ventas futuras es tan importante como las ventas actuales. Pensar hoy en satisfacer al cliente del mañana a veces significa dejar que una venta se “vaya” si todos los factores no son correctos. Cuando los clientes tienen experiencias de compra satisfactorias, es más probable que se conviertan en clientes habituales. Una combinación de clientes recurrentes y nuevos clientes construirá su base de clientes, lo que conducirá al crecimiento del negocio y la sostenibilidad.

La otra cara de un cliente satisfecho y recurrente es un cliente insatisfecho. Una vez que los clientes entran en esta categoría, es muy poco probable que vuelvan, ¡una vez perdidos, perdidos para siempre! Pero, esta situación no cuenta toda la historia. El efecto residual de los clientes insatisfechos que comparten sus malas experiencias con otros puede dañar la reputación de su empresa y perjudicar sus ganancias.

RELACIONADO: Cómo lidiar efectivamente con comentarios buenos (y malos) sobre su pequeña empresa

Acciones Negativas = Resultados Negativos

Aquí hay algunas acciones de ventas que pueden producir efectivo inmediato, pero también pueden causar pérdidas de negocios en el futuro:

Prometiendo demasiado. Cuando una empresa promete a sus clientes más de lo que puede ofrecer simplemente para asegurar una venta (es decir, prometer demasiado y no cumplir), el desastre puede aparecer en el futuro. Es mucho mejor adoptar el enfoque opuesto: prometer menos y entregar en exceso.

Falta de servicio al cliente. Muy a menudo, una presentación de ventas positiva se convierte en un servicio al cliente mediocre una vez que se completa la venta. Durante la fase de ventas, todo lo que el cliente solicita se puede lograr; Sin embargo, una vez que se consuma el trato, hay un cambio rápido de actitud. Los clientes recuerdan promesas y no son demasiado rápidos para olvidar.

Corto en detalles. A nadie le gusta la molestia de leer la letra pequeña de un contrato de venta o servicio, pero es necesario, dependiendo del producto o servicio vendido. Si bien es posible que a una pequeña empresa le resulte más fácil evitar todos los aspectos legales, pueden surgir problemas si los clientes piensan que están de acuerdo en una cosa, y la empresa piensa que están de acuerdo en algo completamente diferente. Tómese un tiempo en la parte delantera para acordar todos los puntos finos de una venta para reducir la decepción del cliente en el futuro. Es mucho mejor confiar en detalles escritos que en la memoria de sus clientes.

Acciones positivas = resultados positivos

Los clientes que regresan son como una anualidad en efectivo para su negocio. A medida que las ventas aumentan y los clientes satisfechos dan excelentes recomendaciones y revisiones, esto puede crear un efecto compuesto en los ingresos y ganancias. El éxito comercial a largo plazo se basa en este tipo de crecimiento constante: la retención de clientes mejorada con los nuevos clientes. En contraste, un negocio que está constantemente obteniendo clientes, perdiendo clientes y ganando nuevos clientes está desperdiciando sus esfuerzos y ganancias.


Vídeo:


Es.HowToMintMoney.com
Reservados Todos Los Derechos!
Reimpresión De Los Materiales Es Posible Con Referencia A La Fuente - Página Web: Es.HowToMintMoney.com

© 2012–2019 Es.HowToMintMoney.com