Ocho leyes de empleo que debes seguir

{h1}

Para desalentar la discriminación, hay una variedad de leyes federales y estatales que rigen las prácticas de contratación.

¿Ha echado un vistazo a su oficina recientemente para ver a quién ha contratado? Si no lo has hecho, deberías. Tanto los gobiernos federales como los estatales se preocupan por quién contrata y, lo que es más importante, a quién no contrata.

Para desalentar la discriminación, hay una variedad de leyes federales y estatales que rigen las prácticas de contratación. Las ocho leyes a continuación le dan una buena visión general:

  1. Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964. Prohíbe la discriminación por motivos de raza, color, religión, origen nacional y sexo. También prohíbe la discriminación sexual por motivos de embarazo y acoso sexual.

  2. La Ley de Igualdad Salarial de 1963. Prohíbe a los empleadores pagar salarios diferentes a hombres y mujeres que realizan esencialmente el mismo trabajo en condiciones de trabajo similares.

  3. La Ley de Derechos Civiles de 1966. Prohíbe la discriminación por motivos de raza u origen étnico.

  4. La Ley de Reforma y Control de la Inmigración de 1986. Prohíbe la discriminación por motivos de origen nacional o ciudadanía de las personas autorizadas para trabajar en los Estados Unidos.

  5. La Ley de Estadounidenses con Discapacidades. Prohíbe la discriminación contra las personas con discapacidad.

  6. La Ley de Quiebras. Prohíbe la discriminación contra cualquier persona que se haya declarado en bancarrota.

  7. Ley de igualdad de oportunidades en el empleo. Prohíbe la discriminación contra las minorías basadas en malas calificaciones crediticias.

  8. La Ley de Discriminación por Edad en el Empleo (ADEA). Prohíbe la discriminación contra personas mayores de 40 años.

Dependiendo del tamaño de su empresa, puede estar exento de algunas leyes de discriminación. Por ejemplo, la Ley de Discriminación por Edad en el Empleo solo se aplica a los empleadores con 20 o más empleados.

No importa cuál sea el tamaño de su empresa, es importante vigilar siempre sus prácticas de contratación. Firmar con 10 hombres blancos seguidos nunca es una buena práctica. Recuerde que cualquier empleador de tamaño puede ser demandado en función de los patrones de empleo y por no emplear suficientes minorías y mujeres.

¿Ha echado un vistazo a su oficina recientemente para ver a quién ha contratado? Si no lo has hecho, deberías. Tanto los gobiernos federales como los estatales se preocupan por quién contrata y, lo que es más importante, a quién no contrata.

Para desalentar la discriminación, hay una variedad de leyes federales y estatales que rigen las prácticas de contratación. Las ocho leyes a continuación le dan una buena visión general:

  1. Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964. Prohíbe la discriminación por motivos de raza, color, religión, origen nacional y sexo. También prohíbe la discriminación sexual por motivos de embarazo y acoso sexual.

  2. La Ley de Igualdad Salarial de 1963. Prohíbe a los empleadores pagar salarios diferentes a hombres y mujeres que realizan esencialmente el mismo trabajo en condiciones de trabajo similares.

  3. La Ley de Derechos Civiles de 1966. Prohíbe la discriminación por motivos de raza u origen étnico.

  4. La Ley de Reforma y Control de la Inmigración de 1986. Prohíbe la discriminación por motivos de origen nacional o ciudadanía de las personas autorizadas para trabajar en los Estados Unidos.

  5. La Ley de Estadounidenses con Discapacidades. Prohíbe la discriminación contra las personas con discapacidad.

  6. La Ley de Quiebras. Prohíbe la discriminación contra cualquier persona que se haya declarado en bancarrota.

  7. Ley de igualdad de oportunidades en el empleo. Prohíbe la discriminación contra las minorías basadas en malas calificaciones crediticias.

  8. La Ley de Discriminación por Edad en el Empleo (ADEA). Prohíbe la discriminación contra personas mayores de 40 años.

Dependiendo del tamaño de su empresa, puede estar exento de algunas leyes de discriminación. Por ejemplo, la Ley de Discriminación por Edad en el Empleo solo se aplica a los empleadores con 20 o más empleados.

No importa cuál sea el tamaño de su empresa, es importante vigilar siempre sus prácticas de contratación. Firmar con 10 hombres blancos seguidos nunca es una buena práctica. Recuerde que cualquier empleador de tamaño puede ser demandado en función de los patrones de empleo y por no emplear suficientes minorías y mujeres.

¿Ha echado un vistazo a su oficina recientemente para ver a quién ha contratado? Si no lo has hecho, deberías. Tanto los gobiernos federales como los estatales se preocupan por quién contrata y, lo que es más importante, a quién no contrata.

Para desalentar la discriminación, hay una variedad de leyes federales y estatales que rigen las prácticas de contratación. Las ocho leyes a continuación le dan una buena visión general:

  1. Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964. Prohíbe la discriminación por motivos de raza, color, religión, origen nacional y sexo. También prohíbe la discriminación sexual por motivos de embarazo y acoso sexual.

  2. La Ley de Igualdad Salarial de 1963. Prohíbe a los empleadores pagar salarios diferentes a hombres y mujeres que realizan esencialmente el mismo trabajo en condiciones de trabajo similares.

  3. La Ley de Derechos Civiles de 1966. Prohíbe la discriminación por motivos de raza u origen étnico.

  4. La Ley de Reforma y Control de la Inmigración de 1986. Prohíbe la discriminación por motivos de origen nacional o ciudadanía de las personas autorizadas para trabajar en los Estados Unidos.

  5. La Ley de Estadounidenses con Discapacidades. Prohíbe la discriminación contra las personas con discapacidad.

  6. La Ley de Quiebras. Prohíbe la discriminación contra cualquier persona que se haya declarado en bancarrota.

  7. Ley de igualdad de oportunidades en el empleo. Prohíbe la discriminación contra las minorías basadas en malas calificaciones crediticias.

  8. La Ley de Discriminación por Edad en el Empleo (ADEA). Prohíbe la discriminación contra personas mayores de 40 años.

Dependiendo del tamaño de su empresa, puede estar exento de algunas leyes de discriminación. Por ejemplo, la Ley de Discriminación por Edad en el Empleo solo se aplica a los empleadores con 20 o más empleados.

No importa cuál sea el tamaño de su empresa, es importante vigilar siempre sus prácticas de contratación. Firmar con 10 hombres blancos seguidos nunca es una buena práctica. Recuerde que cualquier empleador de tamaño puede ser demandado en función de los patrones de empleo y por no emplear suficientes minorías y mujeres.


Vídeo: EL PODER OCULTO QUE TE PERMITIRÁ LOGRAR CUALQUIER SUEÑO | Generar EXITO


Es.HowToMintMoney.com
Reservados Todos Los Derechos!
Reimpresión De Los Materiales Es Posible Con Referencia A La Fuente - Página Web: Es.HowToMintMoney.com

© 2012–2019 Es.HowToMintMoney.com