Cuatro opciones para guardar o seleccionar tu restaurante

{h1}

Ahora no pienses que tus problemas han terminado. La venta de su restaurante tomará horas para organizar, clasificar y estructurar un plan que sea justo y equitativo para todos los involucrados. Si sus abogados le aconsejan que explore la ruta de la bancarrota, el papeleo puede ser tedioso.

Todos hemos estado allí: golpeando los números con la esperanza de salir con una respuesta diferente. Las diez preguntas en la publicación anterior deberían ayudarlo a darse cuenta de que necesita hacer algunos cambios.

La definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes. Eso podría definir a muchos propietarios de restaurantes en el clima económico de hoy.

Las opciones a las que nos enfrentamos cuando estamos cerca del final de la carrera son bastante simples y básicas.

1). Tome cualquier efectivo que tenga y remodele, rediseñe, su espacio.

2). Consulte a su cuenta y posiblemente a un abogado de bancarrota para que lo asesore sobre la expectativa de vida de sus restaurantes.

3). Pague las facturas, elimine la deuda y negocie su contrato de arrendamiento.

4). Listar el restaurante a la venta.

Ninguno de estos es fácil de considerar o lograr cuando tiene ingresos limitados y los próximos meses se ven sombríos. Sin embargo, hay luz al final del túnel.

Mi preferencia de plan de salida: haber usado los cuatro individualmente o en rápida sucesión es el número 4, vender el restaurante. Aunque esto no parezca factible si sus números están bajos, su cliente cuenta casi inexistente y sus cuentas por pagar aumentan, pero todavía hay dinero del restaurante.

En San Francisco los restaurantes se venden o cierran a diario. Y, siempre hay nuevos compradores esperando en línea para desarrollar un nuevo concepto o renovar uno viejo y cansado.

La clave para cualquier venta de restaurante es vender mientras está abierto. No puede cerrar su restaurante y esperar recuperar gran parte de su inversión. Los dueños de los restaurantes se mueven como pájaros voladores en busca de la muerte en la carretera, esperando que las puertas se cierren por última vez.

Necesitará ganar tiempo si está considerando una venta de cualquier magnitud. Ese es el número 2 que entra en juego. La bancarrota no es tan mala como la gente piensa. Aunque es difícil lidiar con eso, hoy en día, la bancarrota es una herramienta comercial. No solo gana tiempo, sino que también permite a una empresa repensar y reagruparse para sobrevivir en su estado actual o vender a nuevos propietarios.

Sin embargo, la combinación de decidir vender y luego tomar la decisión de reclamar la bancarrota para poner en orden su casa es a menudo difícil y requiere mucho tiempo.

Cuando esté considerando estas opciones, deberá consultar a su contador, a su abogado y, probablemente, a un abogado de bancarrota. Sin embargo, una vez que lo haga, y cree un plan, verá luz al final del túnel.

Ahora no pienses que tus problemas han terminado. La venta de su restaurante tomará horas para organizar, clasificar y estructurar un plan que sea justo y equitativo para todos los involucrados. Si sus abogados le aconsejan que explore la ruta de la bancarrota, el papeleo puede ser tedioso, la presentación costosa y el tiempo para resolver los asuntos, largo.

Sin embargo, el resultado final podría ser beneficioso para usted, sus proveedores y su futuro.

Todos hemos estado allí: golpeando los números con la esperanza de salir con una respuesta diferente. Las diez preguntas en la publicación anterior deberían ayudarlo a darse cuenta de que necesita hacer algunos cambios.

La definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes. Eso podría definir a muchos propietarios de restaurantes en el clima económico de hoy.

Las opciones a las que nos enfrentamos cuando estamos cerca del final de la carrera son bastante simples y básicas.

1). Tome cualquier efectivo que tenga y remodele, rediseñe, su espacio.

2). Consulte a su cuenta y posiblemente a un abogado de bancarrota para que lo asesore sobre la expectativa de vida de sus restaurantes.

3). Pague las facturas, elimine la deuda y negocie su contrato de arrendamiento.

4). Listar el restaurante a la venta.

Ninguno de estos es fácil de considerar o lograr cuando tiene ingresos limitados y los próximos meses se ven sombríos. Sin embargo, hay luz al final del túnel.

Mi preferencia de plan de salida: haber usado los cuatro individualmente o en rápida sucesión es el número 4, vender el restaurante. Aunque esto no parezca factible si sus números están bajos, su cliente cuenta casi inexistente y sus cuentas por pagar aumentan, pero todavía hay dinero del restaurante.

En San Francisco Los restaurantes se venden o cierran diariamente. Y, siempre hay nuevos compradores esperando en línea para desarrollar un nuevo concepto o renovar uno viejo y cansado.

La clave para cualquier venta de restaurante es vender mientras está abierto. No puede cerrar su restaurante y esperar recuperar gran parte de su inversión. Los dueños de los restaurantes se mueven como pájaros voladores en busca de la muerte en la carretera, esperando que las puertas se cierren por última vez.

Necesitará ganar tiempo si está considerando una venta de cualquier magnitud. Ese es el número 2 que entra en juego. La bancarrota no es tan mala como la gente piensa. Aunque es difícil lidiar con eso, hoy en día, la bancarrota es una herramienta comercial. No solo gana tiempo, sino que también permite a una empresa repensar y reagruparse para sobrevivir en su estado actual o vender a nuevos propietarios.

Sin embargo, la combinación de decidir vender y luego tomar la decisión de reclamar la bancarrota para poner en orden su casa es a menudo difícil y requiere mucho tiempo.

Cuando esté considerando estas opciones, deberá consultar a su contador, a su abogado y, probablemente, a un abogado de bancarrota. Sin embargo, una vez que lo haga, y cree un plan, verá luz al final del túnel.

Ahora no pienses que tus problemas han terminado. La venta de su restaurante tomará horas para organizar, clasificar y estructurar un plan que sea justo y equitativo para todos los involucrados. Si sus abogados le aconsejan que explore la ruta de la bancarrota, el papeleo puede ser tedioso, la presentación costosa y el tiempo para resolver los asuntos, largo.

Sin embargo, el resultado final podría ser beneficioso para usted, sus proveedores y su futuro.

Todos hemos estado allí: golpeando los números con la esperanza de salir con una respuesta diferente. Las diez preguntas en la publicación anterior deberían ayudarlo a darse cuenta de que necesita hacer algunos cambios.

La definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes. Eso podría definir a muchos propietarios de restaurantes en el clima económico de hoy.

Las opciones a las que nos enfrentamos cuando estamos cerca del final de la carrera son bastante simples y básicas.

1). Tome cualquier efectivo que tenga y remodele, rediseñe, su espacio.

2). Consulte a su cuenta y posiblemente a un abogado de bancarrota para que lo asesore sobre la expectativa de vida de sus restaurantes.

3). Pague las facturas, elimine la deuda y negocie su contrato de arrendamiento.

4). Listar el restaurante a la venta.

Ninguno de estos es fácil de considerar o lograr cuando tiene ingresos limitados y los próximos meses se ven sombríos. Sin embargo, hay luz al final del túnel.

Mi preferencia de plan de salida: haber usado los cuatro individualmente o en rápida sucesión es el número 4, vender el restaurante. Aunque esto no parezca factible si sus números están bajos, su cliente cuenta casi inexistente y sus cuentas por pagar aumentan, pero todavía hay dinero del restaurante.

En San Francisco Los restaurantes se venden o cierran diariamente. Y, siempre hay nuevos compradores esperando en línea para desarrollar un nuevo concepto o renovar uno viejo y cansado.

La clave para cualquier venta de restaurante es vender mientras está abierto. No puede cerrar su restaurante y esperar recuperar gran parte de su inversión. Los dueños de los restaurantes se mueven como pájaros voladores en busca de la muerte en la carretera, esperando que las puertas se cierren por última vez.

Necesitará ganar tiempo si está considerando una venta de cualquier magnitud. Ese es el número 2 que entra en juego. La bancarrota no es tan mala como la gente piensa. Aunque es difícil lidiar con eso, hoy en día, la bancarrota es una herramienta comercial. No solo gana tiempo, sino que también permite a una empresa repensar y reagruparse para sobrevivir en su estado actual o vender a nuevos propietarios.

Sin embargo, la combinación de decidir vender y luego tomar la decisión de reclamar la bancarrota para poner en orden su casa es a menudo difícil y requiere mucho tiempo.

Cuando esté considerando estas opciones, deberá consultar a su contador, a su abogado y, probablemente, a un abogado de bancarrota. Sin embargo, una vez que lo haga, y cree un plan, verá luz al final del túnel.

Ahora no pienses que tus problemas han terminado. La venta de su restaurante tomará horas para organizar, clasificar y estructurar un plan que sea justo y equitativo para todos los involucrados. Si sus abogados le aconsejan que explore la ruta de la bancarrota, el papeleo puede ser tedioso, la presentación costosa y el tiempo para resolver los asuntos, largo.

Sin embargo, el resultado final podría ser beneficioso para usted, sus proveedores y su futuro.


Vídeo: Cómo distribuir la cocina - opciones de disposición de muebles y electrodomésticos


Es.HowToMintMoney.com
Reservados Todos Los Derechos!
Reimpresión De Los Materiales Es Posible Con Referencia A La Fuente - Página Web: Es.HowToMintMoney.com

© 2012–2019 Es.HowToMintMoney.com