Cómo organizar una reunión efectiva de lluvia de ideas

{h1}

La mayoría de las empresas pueden beneficiarse del pensamiento creativo y la generación de ideas nuevas y frescas. Una forma de desatar la creatividad de su personal es organizar una reunión de intercambio de ideas.

El mundo de los negocios puede ser un lugar seco y serio donde las formas tradicionales de hacer las cosas son a menudo la norma. Pero la verdad es que la mayoría de las empresas pueden beneficiarse del pensamiento creativo y la generación de ideas nuevas y frescas. Una forma de desatar la creatividad de su personal es organizar una reunión de intercambio de ideas.

En lugar de ceder a la tendencia instintiva a analizar y criticar de inmediato, un ejercicio de lluvia de ideas debería ser un momento en que las personas dejen correr su imaginación. Este es el valor de la lluvia de ideas en un grupo: separar la creación de la evaluación, producir muchas ideas a la vez y desarrollar las ideas y soluciones inventivas de los demás.

Aquí hay algunas sugerencias para ayudar a que su próxima sesión de lluvia de ideas sea fructífera:

  • Entra en un estado de ánimo creativo. Ya sea que nos demos cuenta o no, todos somos creativos de alguna manera. Todo lo que tienes que hacer es ver a los niños dibujar una imagen o jugar un juego; no les preocupa que alguien juzgue qué color de crayones usan o qué tan alto pueden saltar; ellos solo quieren divertirse Necesitas entrar en ese estado de ánimo infantil cuando haces una lluvia de ideas. Relájese y deje que su mente divague para que las ideas creativas sean libres de volar a la superficie.
  • Organiza tus herramientas. Una persona en su reunión de intercambio de ideas debe ser el facilitador: la persona que guiará el proceso, alentará a los participantes a que aporten ideas y escriba todo lo que diga la gente. Otra herramienta vital es algo en lo que el facilitador puede escribir las ideas de todos, como un rotafolio o una pizarra blanca.
  • En sus marcas, listos, fuera. Una vez que comienza la lluvia de ideas, las personas del grupo deben decir espontáneamente lo que les venga a la cabeza como una solución al problema (palabras o frases) mientras el facilitador las escribe. A medida que cada página del rotafolio se llena, el facilitador debe quitarla de la almohadilla y pegarla en una pared para que permanezca visible. Esto permite al grupo ver las ideas de todos a medida que avanza la sesión, para que puedan desarrollar la creatividad de los demás. No debe haber censura o evaluación durante esta parte de la sesión. El objetivo es abrirse a muchas posibilidades y derribar ideas preconcebidas sobre los límites del problema. Una vez que se acabe el tiempo del grupo, seleccione las cinco ideas que todos los presentes estén de acuerdo que son las más viables.
  • Que comience el juicio. El siguiente paso es determinar unos cinco estándares para evaluar qué ideas resuelven mejor su problema. La palabra clave en estos criterios es la palabra "debería", como en ", debería ser realista ", o" se debería llama la atención ”. Puntúa cada idea de 0 a 5 puntos dependiendo de qué tan bien cumpla con cada estándar. Una vez que se hayan calificado todas las ideas para cada uno de los cinco estándares, sume los puntajes. La idea con la puntuación más alta es probablemente la mejor solución. Pero mantén un registro de las otras ideas y sus puntuaciones en caso de que la que hayas decidido no resulte viable.

Uno de los conceptos más importantes que se deben sacar de una sesión de lluvia de ideas es que la creatividad no es una cualidad misteriosa que solo ciertas personas especiales poseen. Cualquiera puede aprovechar su creatividad simplemente dando rienda suelta a sus mentes, dejando de lado los juicios preconcebidos sobre si las nuevas ideas son "buenas" o "malas".

Al aprender a reforzar positivamente el proceso creativo en sus empleados, podrá aumentar la efectividad de aquellos empleados que crean nuevas ideas para vivir. Más importante, podrás enseñar todos Sus empleados pueden aprovechar sus capacidades creativas, que pueden tener efectos positivos de gran alcance en toda la empresa.

El mundo de los negocios puede ser un lugar seco y serio donde las formas tradicionales de hacer las cosas son a menudo la norma. Pero la verdad es que la mayoría de las empresas pueden beneficiarse del pensamiento creativo y la generación de ideas nuevas y frescas. Una forma de desatar la creatividad de su personal es organizar una reunión de intercambio de ideas.

En lugar de ceder a la tendencia instintiva a analizar y criticar de inmediato, un ejercicio de lluvia de ideas debería ser un momento en que las personas dejen correr su imaginación. Este es el valor de la lluvia de ideas en un grupo: separar la creación de la evaluación, producir muchas ideas a la vez y desarrollar las ideas y soluciones inventivas de los demás.

Aquí hay algunas sugerencias para ayudar a que su próxima sesión de lluvia de ideas sea fructífera:

  • Entra en un estado de ánimo creativo. Ya sea que nos demos cuenta o no, todos somos creativos de alguna manera. Todo lo que tienes que hacer es ver a los niños dibujar una imagen o jugar un juego; no les preocupa que alguien juzgue qué color de crayones usan o qué tan alto pueden saltar; ellos solo quieren divertirse Necesitas entrar en ese estado de ánimo infantil cuando haces una lluvia de ideas. Relájese y deje que su mente divague para que las ideas creativas sean libres de volar a la superficie.
  • Organiza tus herramientas. Una persona en su reunión de intercambio de ideas debe ser el facilitador: la persona que guiará el proceso, alentará a los participantes a que aporten ideas y escriba todo lo que diga la gente. Otra herramienta vital es algo en lo que el facilitador puede escribir las ideas de todos, como un rotafolio o una pizarra blanca.
  • En sus marcas, listos, fuera. Una vez que comienza la lluvia de ideas, las personas del grupo deben decir espontáneamente lo que les venga a la cabeza como una solución al problema (palabras o frases) mientras el facilitador las escribe. A medida que cada página del rotafolio se llena, el facilitador debe quitarla de la almohadilla y pegarla en una pared para que permanezca visible. Esto permite al grupo ver las ideas de todos a medida que avanza la sesión, para que puedan desarrollar la creatividad de los demás. No debe haber censura o evaluación durante esta parte de la sesión. El objetivo es abrirse a muchas posibilidades y derribar ideas preconcebidas sobre los límites del problema. Una vez que se acabe el tiempo del grupo, seleccione las cinco ideas que todos los presentes estén de acuerdo que son las más viables.
  • Que comience el juicio. El siguiente paso es determinar unos cinco estándares para evaluar qué ideas resuelven mejor su problema. La palabra clave en estos criterios es la palabra "debería", como en ", debería ser realista ", o" se debería llama la atención ”. Puntúa cada idea de 0 a 5 puntos dependiendo de qué tan bien cumpla con cada estándar. Una vez que se hayan calificado todas las ideas para cada uno de los cinco estándares, sume los puntajes. La idea con la puntuación más alta es probablemente la mejor solución. Pero mantén un registro de las otras ideas y sus puntuaciones en caso de que la que hayas decidido no resulte viable.

Uno de los conceptos más importantes que se deben sacar de una sesión de lluvia de ideas es que la creatividad no es una cualidad misteriosa que solo ciertas personas especiales poseen. Cualquiera puede aprovechar su creatividad simplemente dando rienda suelta a sus mentes, dejando de lado los juicios preconcebidos sobre si las nuevas ideas son "buenas" o "malas".

Al aprender a reforzar positivamente el proceso creativo en sus empleados, podrá aumentar la efectividad de aquellos empleados que crean nuevas ideas para vivir. Más importante, podrás enseñar todos Sus empleados pueden aprovechar sus capacidades creativas, que pueden tener efectos positivos de gran alcance en toda la empresa.

El mundo de los negocios puede ser un lugar seco y serio donde las formas tradicionales de hacer las cosas son a menudo la norma. Pero la verdad es que la mayoría de las empresas pueden beneficiarse del pensamiento creativo y la generación de ideas nuevas y frescas. Una forma de desatar la creatividad de su personal es organizar una reunión de intercambio de ideas.

En lugar de ceder a la tendencia instintiva a analizar y criticar de inmediato, un ejercicio de lluvia de ideas debería ser un momento en que las personas dejen correr su imaginación. Este es el valor de la lluvia de ideas en un grupo: separar la creación de la evaluación, producir muchas ideas a la vez y desarrollar las ideas y soluciones inventivas de los demás.

Aquí hay algunas sugerencias para ayudar a que su próxima sesión de lluvia de ideas sea fructífera:

  • Entra en un estado de ánimo creativo. Ya sea que nos demos cuenta o no, todos somos creativos de alguna manera. Todo lo que tienes que hacer es ver a los niños dibujar una imagen o jugar un juego; no les preocupa que alguien juzgue qué color de crayones usan o qué tan alto pueden saltar; ellos solo quieren divertirse Necesitas entrar en ese estado de ánimo infantil cuando haces una lluvia de ideas. Relájese y deje que su mente divague para que las ideas creativas sean libres de volar a la superficie.
  • Organiza tus herramientas. Una persona en su reunión de intercambio de ideas debe ser el facilitador: la persona que guiará el proceso, alentará a los participantes a que aporten ideas y escriba todo lo que diga la gente. Otra herramienta vital es algo en lo que el facilitador puede escribir las ideas de todos, como un rotafolio o una pizarra blanca.
  • En sus marcas, listos, fuera. Una vez que comienza la lluvia de ideas, las personas del grupo deben decir espontáneamente lo que les venga a la cabeza como una solución al problema (palabras o frases) mientras el facilitador las escribe. A medida que cada página del rotafolio se llena, el facilitador debe quitarla de la almohadilla y pegarla en una pared para que permanezca visible. Esto permite al grupo ver las ideas de todos a medida que avanza la sesión, para que puedan desarrollar la creatividad de los demás. No debe haber censura o evaluación durante esta parte de la sesión. El objetivo es abrirse a muchas posibilidades y derribar ideas preconcebidas sobre los límites del problema. Una vez que se acabe el tiempo del grupo, seleccione las cinco ideas que todos los presentes estén de acuerdo que son las más viables.
  • Que comience el juicio. El siguiente paso es determinar unos cinco estándares para evaluar qué ideas resuelven mejor su problema. La palabra clave en estos criterios es la palabra "debería", como en ", debería ser realista ", o" se debería llama la atención ”. Puntúa cada idea de 0 a 5 puntos dependiendo de qué tan bien cumpla con cada estándar. Una vez que se hayan calificado todas las ideas para cada uno de los cinco estándares, sume los puntajes. La idea con la puntuación más alta es probablemente la mejor solución. Pero mantén un registro de las otras ideas y sus puntuaciones en caso de que la que hayas decidido no resulte viable.

Uno de los conceptos más importantes que se deben sacar de una sesión de lluvia de ideas es que la creatividad no es una cualidad misteriosa que solo ciertas personas especiales poseen. Cualquiera puede aprovechar su creatividad simplemente dando rienda suelta a sus mentes, dejando de lado los juicios preconcebidos sobre si las nuevas ideas son "buenas" o "malas".

Al aprender a reforzar positivamente el proceso creativo en sus empleados, podrá aumentar la efectividad de aquellos empleados que crean nuevas ideas para vivir. Más importante, podrás enseñar todos Sus empleados pueden aprovechar sus capacidades creativas, que pueden tener efectos positivos de gran alcance en toda la empresa.


Vídeo: Reuniones de trabajo efectivas


Es.HowToMintMoney.com
Reservados Todos Los Derechos!
Reimpresión De Los Materiales Es Posible Con Referencia A La Fuente - Página Web: Es.HowToMintMoney.com

© 2012–2019 Es.HowToMintMoney.com